sábado, 30 de abril de 2011

Dejando el mediterraneo

Mi anfitrion en Tece (Mersin) Boras un tipo aparentemente tranquilo, pero que detras de su apariencia se esconden multitud de aficiones como, pesca, submarinismo, capitan de marina, Mtb, road bike, downhill, paracaidismo, parapente, musico, escalada, motociclismo, fotografia.... vamos dificilmente aburrirse con un tipo asi, aficiones que puede combinar gracias a su poca dependencia del trabajo dedicandole apenas 20 horas semanales a ejercer de profesor de ingles.


Pese a que esta apunto de mudarse despues de una sorprendente venta de su piso, no ha dudado ni un momento en cederme un hueco entre todos los bartulos de su casa que estan apunto de trasladarse, del mar a la montaña.


La tranquilidad reina en esta zona a las afueras de la ciudad, con el piso justo enfrente del mar y con unas vistas espectaculares, justo lo que andaba buscando sin pensar encontrarlo, tranquilidad afuera de las grandes ciudades...


Aprovecho y aprendo un poco mas en el arte de la pesca junto a Boras, que me surte de multitud de artiulugios para que pueda pescar durante mi camino, pese a esto salimos a pescar, pero nos volvemos con las manos vacias.


El sol que luce en el cielo anima a salir a la calle y disfrutar de un dia de barbacoa en la montaña, despues de ir a recojer a su amigo Marat. Apenas un rato despues tenemos que volver de nuevo a casa despues de que pasaramos por un control policial y yo no llevara el Pasaporte " estaban apunto de llevarte a comisaria" me dice Borat.


Finalmente podemos disfrutar de un dia de barbacoa tranquilamente en la montaña junto a un rio.

Tras pasar tres dias en Tece de absoluto relax, prosigo ahora para cambiar totalmente la direccion de mi ruta y dirigirime hacia el norte para poder descubrir una de las maravillas mas grandes del mundo "la capadoccia", asi de esta forma dejo atras el Mediterraneo ese mar que tanto me ha acompañado durante mi viaje hasta ahora; ante ello frio, frio y mas frio soy adveritod una y otra vez.

"Hayir nuclear sentral", no a las centrales nucleares, estos son los gritos que escucho durante los primeros kilometros hasta el centro de Mersin, de gente que se agolpa a un lado y a otro de la carretera manifestandose en contra de las posibles nuevas aperturas de centrales nucleares, con mas fuerza que nunca despues de ver lo que puede ser el implantar este tipo de centrales con el ejemplo de lo sucedido en Fukushima (Japon). Vasta con levantar la mano a mi paso para que la manifestacion se asemeje mas a la meta de una carrera ciclista, con el apoyo y el aplauso de todos los manifestantes.
Tras dejar atras la costa me adentro en otro nuevo paisaje que me mete de lleno en un paisje montañoso. Aprovechando la magia de esta noche donde la luna llena se situa mas cerca de la tierra que ningun dia, continuo pedaleando entre carreteras secundarias de montaña por las que apenas pasa ningun coche. La sensacion de pedalear arropado por el manto de la luna es una experiencia unica donde se puede saborear la oscuridad de los bosques que rodean a la caarretera por la que me abro paso escuchando el crujir de las hojas pisadas por algun bichejo.
Cuando parece que llego al alto de la carretera decido acampar junto a un restaurante donde sus empleados apenas dan credito ante mi presencia entre la fria noche de luna llena.


Por fin dejo atras el calor de las noches pasadas junto a la costa, y el paisaje se vuelve mas y mas montañoso, pasando algun puerto de montaña por el camino.

Adentrandome de nuevo en nuevas carreteras secundarias pasando por parques naturales, donde la lluvia y el mal tiempo hacen nuevo acto de presencia y me obligan a parar por un par de dias en el mismo sitio, por suerte hice acopio de comida despues de observar el tiempo en internet, es lo bueno de las tecnologias...



Con el tiempo que hace afuera apenas salgo de la tienda, hasta por la tarde del dia siguiente que parece haber pasado la tormenta, aprovecho para ir a buscar agua por la carretera en una de las numerosas fuentes que hay y para intentar pescar en el rio que tengo al lado, pero nada de nada.Ya con mejor tiempo y con un viento que me empuja hacia el norte disfruto por la carretera rodeado de montañas, donde apenas y cruzo algun pueblo el mas grande de ellos con cerca de 3000 hab. donde rapidamente un paisano me invita a pasar a un bar y a tomar un te... La carretera sigue cada vez con un paisaje mas y mas desertico con alguna montaña alrededor que se acerca a los 4000m de altitud.





Tras coronar un puerto a algo mas de 1700m y hablar con un pastor, llega el descenso en el que tengo me veo obligado a parar bajo una parada de autobus por una tormenta repentina de granizo, aprovecho para ir a buscar pan pero no hay ningun tipo de tienda, aunque despues de hablar con una mujer me acaba ofreciendo un poco de pan, queso y unos pepinos...



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada